956 85 55 94 | info@jmedis.com | Acceder o Alta

Opciones
Carrito: 0

Ningún producto

Total: 0,00 €
Carrito Pedido

Producto añadido correctamente a su carrito de la compra

Cantidad
Total

Hay 0 artículos en su carrito. Hay 1 artículo en su cesta.

Total productos: (impuestos inc.)
Total envío: (impuestos inc.) Envío gratuito!
Total (impuestos inc.)
Continuar la compra Pedido


Los desfibriladores son el principal aliado para salvar vidas en caso de infarto

Los desfibriladores son el principal aliado para salvar vidas en caso de infarto

Cada vez son más necesarios y cada vez somos más conscientes de la gran utilidad que tienen. Los desfibriladores son el principal aliado para salvar vidas en caso de infarto.

Ni una mayor producción ni una mayor generación de ganancias. La utilidad más importante que puede tener un sistema es la de salvar vidas.

Las cifras son claras con respecto a este tema. Unas 700 personas fallecen diariamente por consecuencia de un infarto, la principal causa de muerte en España según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Muchas de estas muertes pueden evitarse si se hace uso de un desfibrilador.

La utilidad es máxima y la forma de usarlo cada vez más sencilla, ya que los sistemas cada vez están más mejorados y son más cómodos, tanto para el uso como para el mantenimiento y el transporte.

 

¿Cómo funciona un desfibrilador?

Estos aparatos administran una descarga eléctrica al corazón a través de la pared torácica de forma inteligente. Es decir, el mecanismo cuenta con unos sensores que detectan el ritmo cardiaco de la persona y establece la descarga y la intensidad de la misma, por lo que es capaz de devolver el ritmo cardiaco normal a una persona que haya sufrido un ataque al corazón.

Por ello es imprescindible que las empresas, ya sean grandes o pequeñas cuenten con un desfibrilador y que el personal tenga las nociones básicas para poder usarlo en caso necesario, ya que son muchas las vidas que pueden salvarse de una forma muy sencilla y asequible.

Por una inversión de poco más de mil euros en un desfibrilador semiautomático (DESA) se salvan muchas vidas. Es necesario que se dé un paso adelante y las empresas y administraciones sean conscientes de la importancia de llevar a cabo este avance en sus instalaciones. Los desfibriladores son el principal aliado a la hora de salvar vidas en caso de infarto.

De hecho, los fabricantes progresivamente han mejorado más el diseño de los mismos, para que su transporte y mantenimiento sea cada vez más simple y sencillo. Ahí precisamente es donde podemos hablar de los modelos portátiles que reducen enormemente el tiempo de actuación ante una emergencia.

 Ahora bien, hay que tener en cuenta que a pesar de que su manejo es cada vez más sencillo no puede ser utilizado sin contar con un curso de formación específico homologado.

 

Bajo número de desfibriladores en España

Como hemos explicado anteriormente, el sistema analiza directamente el ritmo cardiaco y emite una señal para que la persona que está usando el desfibrilador lleve a cabo la descarga. La intensidad de la misma viene determinada por el mecanismo.

Así, podemos afirmar que el sistema es muy sencillo. El problema es que aún el número de desfibriladores en España es muy bajo. Éste es el motivo por el que el índice de supervivencia tras un ataque al corazón fuera del ámbito hospitalario no llega al 10 por ciento, mientras que en EEUU llega al 50 por ciento. La razón es clara: presencia masiva de desfibriladores semiautomáticos.

 

RD 365/2009: utilización de desfibriladores automáticos y semiautomáticos

Los primeros cinco minutos son fundamentales y por cada minuto que pasa se reduce la posibilidad de sobrevivir en un diez por ciento.

Por ello, es fundamental que aumente el número de estos sistemas en España, algo que va estrechamente ligado a la normativa, que en nuestro país no es muy rígida en este sentido. Un dato clarificador es que tan solo existen dos desfibriladores por cada 10.000 habitantes, una cantidad totalmente insuficiente.

De hecho únicamente en Cataluña, Andalucía, País Vasco, Asturias, Canarias, Comunidad de Madrid y Comunidad Valenciana es obligatorio instalar desfibriladores en espacios públicos como estaciones de trenes, aeropuertos o centros comerciales.

En concreto, a la hora de acudir a la normativa, debemos centrarnos en el Real Decreto 365/2009, de 20 de marzo, por el que se establecen las condiciones y requisitos mínimos de seguridad y calidad en la utilización de desfibriladores automáticos y semiautomáticos externos fuera del ámbito sanitario.

Con la puesta en marcha de esta iniciativa, el objetivo marcado es atender una situación cada vez más necesaria, como es el uso de desfibriladores para salvar vidas.  Este real decreto tiene por objeto regular las condiciones y requisitos mínimos para la utilización y mantenimiento tanto de los desfibriladores semiautomáticos externos fuera del ámbito sanitario como para los desfibriladores automáticos externos.

No hay que perder de vista que en España, las enfermedades cardiovasculares constituyen uno de los problemas de salud más importantes para la población. La mayoría de las muertes evitables se deben a enfermedades coronarias, y se producen en el medio extrahospitalario.

DESFIBRILADOR SEMIAUTOMATICO RESCUE SAM ( DESA )

Comprar

Según los datos sobre los que se desarrolla el documento aludido, se estima que cada año se producen en España más de 24.500 paradas cardiacas, lo que equivale a una media de una cada 20 minutos, ocasionando cuatro veces más muertes que los accidentes de tráfico, y la fibrilación ventricular es la responsable inicial de hasta un 85 por ciento de las paradas cardiacas extrahospitalarias.

Para combatir este problema, tal y como expone el Real Decreto, diversos estudios científicos de investigación, han demostrado la efectividad, utilidad y el nulo riesgo de la utilización de los desfibriladores semiautomáticos en los programas de atención inmediata realizados por personal no sanitario en espacios públicos, y avalan que dicha utilización puede salvar la vida a personas que sufren una fibrilación ventricular.

Por tanto, esta norma, el RD 365/2009, regula el uso e instalación de estos dispositivos en España. No obstante, su desarrollo es competencia de las diversas comunidades autónomas, de ahí que cada una pueda tener una normativa específica y de que no en todas exista regulación.

Tal es así que, como ya se ha indicado anteriormente, tan sólo siete comunidades autónomas cuentan con una legislación más completa a favor de la prevención, obligando a la instalación de estos sistemas en espacios públicos.

 

El caso de Andalucía: el Decreto 22/2012

En el caso concreto de Andalucía, se desarrolla el  Decreto 22/2012, de 14 de febrero, por el que se regula el uso de desfibriladores externos automatizados fuera del ámbito sanitario y se crea su Registro.

Según recoge el desarrollo del citado documento, las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo occidental y, entre ellas, ocupa un lugar destacado la muerte súbita cardiaca, como resultado de una parada cardiaca secundaria principalmente a la fibrilación ventricular. La mayoría de las muertes súbitas cardiacas ocurren fuera del entorno hospitalario.

 

 

La cadena de supervivencia

La correcta atención a la parada cardiorrespiratoria consiste en la aplicación precoz de una serie de acciones conocidas como cadena de supervivencia que incluye, por este orden:

1)      El reconocimiento de la situación y activación del sistema de emergencias sanitarias

2)      El inicio inmediato de las maniobras de soporte vital básico

3)      La desfibrilación eléctrica precoz 

4)      La rápida instauración de las técnicas de soporte vital avanzado

El único tratamiento eficaz contra la fibrilación ventricular es la desfibrilación eléctrica precoz, por lo que la participación de la primera persona interviniente es fundamental.

Los avances tecnológicos han permitido la aparición de una serie de desfibriladores que por sus características y funcionamiento, y según la evidencia científica disponible, los hacen idóneos para su utilización por personal ajeno a la profesión sanitaria fuera del entorno sanitario. Son los denominados desfibriladores externos automatizados o desfibriladores semsemiautomáticos (DESA).

 

Lugares donde tiene que haber un desfibrilador

El Decreto 22/2012, de 14 de febrero, por el que se regula el uso de desfibriladores externos automatizados fuera del ámbito sanitario y se crea su Registro determina que los desfibriladores deben estar preparados y situados de tal forma que se pueda actuar en el menor tiempo posible y garantizando altos niveles de calidad y eficacia.

Igualmente, indica que pueden utilizarlos personas que posean la formación inicial de RCP (Resucitación cardiopulmonar) y uso del desfibrilador con sus conocimientos debidamente actualizados y certificados por la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía.

Un dato que hay que tener muy presente es que, tal y como dice el Decreto 22/2012 en este caso, es obligatoria la instalación de desfibrilador en:

- Las grandes superficies

- Aeropuertos y puertos comerciales, estaciones o apeaderos de autobuses o ferrocarril de poblaciones de más de 50.000 habitantes y las estaciones de metro con una afluencia media diaria igual o superior a 5.000 personas

- Instalaciones, centros o complejos deportivos con usuarios diarios igual o superior a 500 personas

- Establecimientos públicos con aforo igual o superior a 5.000 personas.

 

 

¿Quieres saber cuáles son las condiciones en Cataluña, País Vasco, Asturias, Canarias, Comunidad de Madrid y Comunidad Valenciana?

Cataluña, junto a Andalucía, reguló mediante Decreto el uso de desfibriladores en el año 2012. Con posterioridad, llegó la regulación en País Vasco (2015), Asturias (2016),  Comunidad de Madrid y Comunidad Valenciana (ambos en 2017).

Puedes consultar los respectivos decretos a continuación:

-          Cataluña: Decreto 151/2012

-          País Vasco: Decreto 9/2015

-          Asturias: Decreto 54/2016

-          Comunidad de Madrid: Decreto 78/2017

-          Comunidad Valenciana: Decreto 159/2017

 

 

¿Cómo elegir un desfibrilador DESA?

A la hora de adquirir un desfibrilador semiautomático es importante que te informes sobre aspectos tales como:

1)      Que sea fácil de manejar. El uso de este tipo de aparatos se da en circunstancias de urgencia y de nerviosismo, por lo que es vital que el producto sea fácil de utilizar, incluso por personas ajenas al mundo sanitario.

2)      Transporte sencillo. Los desfibriladores semiautomáticos han de estar en sitios perfectamente indicados, para poder actuar de inmediato en caso de urgencia. Como su uso está ligado a situaciones donde es importante no perder tiempo, el que cuenten con un tamaño y peso adecuado para facilitar su transporte es clave.

¿Tienes más dudas sobre el uso correcto de desfibriladores automáticos? ¿Quieres contar ya con un desfibrilador DESA para tu instalación? No olvides que los desfibriladores son el principal aliado a la hora de salvar vidas en caso de infarto. Podemos ayudarte aquí.

Comprar 

 

 

Etiquetas: desfibriladores DESA

Dejar un comentario

* Nombre:
* E-mail: (No se publicará)
   Web:
* Comentario:
Código de seguridad

Please wait...